Todo lo que se acoge con gusto no puede ser malo para la salud

Todo lo que se acoge con gusto no puede ser malo para la salud”

 

“Refrán del campo”

 

Reflexionando sobre la salud de mi padre (en estos días sometido a los “placeres” de la medicina y doctores en el hospital), me doy cuenta de la perdida de tiempo que nos ofuscamos por no parar 5 minutos y pensar un poco en nosotros mismo; ustedes.

IMG_6068

Lo bueno que tienen las fiestas, puentes y sinónimos de descansar (esos días que los peques no estudian y algún que otr@ mayor no trabaja) es que podemos sacar tiempo para cambiar de hábitos; dejar el ordenador, pasar del móvil, ver videos, leer, pintar, pasear y como no, cocinar. Es el mejor momento para estimular a los mayores a hacer participara a sus peques en la cocina je, je. ¿Cómo? Apretando el botón de la licuadora, pelando las verduras, “llorando” encima de la cebolla, incorporando la nata a una mezcla; vigilando el caldo, buscando el ingrediente perdido y sentirse cocinero.

Muchos factores psicológicos y sociológicos determinaran la forma de cocinar en casa. Desde como estemos en el trabajo a nuestros recuerdos en la infancia.

Pero también es el momento para tener en cuenta lo que comemos o mejor dicho, es el mejor momento para recordar que hay que comer sin abusar y con sentido.

Una receta inteligente es una receta sana. Una visita al mercado es una compra inteligente. Unir todo esto es llevar una buena dieta.

“Los placeres de la mesa son de todas las edades, de todas las condiciones, de todos los países, de todos los días. Pueden asociarse a todos los demás placeres y son los últimos que nos quedan para consolarnos de la pérdida de los otros”.

Brillat- Savarin.

 

 

Llevar una dieta equilibrada y sana, contribuye a aumentar la esperanza de vida y responde, por tanto a una preocupación profunda. Cierto es que la dieta por si sola no deja de ser un elemento más en una vida de mejor calidad.

Vivir mejor, podría ser el eslogan final de determine una forma sana de Comer Mejor, adaptando a un mismo tiempo los placeres de la buena mesa con el equilibrio de la vida cotidiana.

Debo decir, que en mi opinión, no existe la interpretación perfecta dietética, ya que cada persona es diferente de las demás. Debería de estudiarse cada individuo personalmente, no solo sus factores biológicos y ecológicos, sino todo aquello que le rodea desde el despertar del sueño, al sueño profundo del merecido descanso

Una dieta debe de ser sencilla, fácil de comprender, y más fácil de llevar acabo por las personas. No debemos de mezclar dieta con régimen (menuda frustración). Al final, si confundimos régimen con vida sana, llegará un momento en que nos cansemos de las prohibiciones (o de un castigo mal interpretado) y volvamos a “pecar” en nuestro ritmo de comidas; implica tiempos inadecuados de comer.

Dieta, dietética es sinónimo de placer no solo en la elaboración de la comida, sino en su presentación. Estos dos placeres, de la buena mesa, siempre deben de ir unidos y, deben de ser la base de ésta regulación alimentaría.

 

Las recetas tan solo son un pretexto cuando no se utiliza adecuadamente la técnica ha desarrollar. Al igual que es importante entender, que un mismo equilibrio gastronómico no repercute de la misma manera a una persona deportista que a una persona sedentaria.

También es bueno entender, que es el mercado quien decide por nosotros lo que se va a comer.

Y reflexionen: “La práctica se adquiere con el movimiento” y, puede que de vez en cuando nos acerquemos al borde del éxito en la cocina por casualidad. Pero cierto es, que el éxito se consiguen con continuidad y prudencia.; hablo de la cocina y no de los concursos de cocina…sean felices y cocinen, por favor.

#sedcuriosos

Pasta larga a la bolognesa

Pasta “larga” a la bolognesa

600 g de pasta larga seca de primera calidad

200 g carne picada de ternera (cadera)
200 g carne picada de cerdo
80 g salchichas frescas
100 g setas
30 g de tomate frito
10cl de vino Marsala
40cl de caldo de carne

1 apio verde pequeño
1 cebolla
1 zanahoria
1 ajo
100g de mantequilla
100 g queso parmesano

Aceite de oliva

Flor de sal

Pimienta negra machacada

Picar la cebolla, la zanahoria, el apio y el ajo. Sofreír con la mantequilla. Añadir la carne picada de cerdo, ternera, las salchichas y las setas, éstas bien picadas. Cuando esté dorado, añadir el tomate y el vino. Dejar evaporar y verter el caldo de carne y se deja cocer durante 1:30 minutos a fuego.

Cocer la pasta en abundante agua hirviendo, sazonada, y sin “aceite”, el tiempo que indique el fabricante. Escurrir, sin enfriar, y añadir un chorrito de aceite de oliva.

Depositar en una fuente honda y larga la pasta cocida, y dejar en una salsera la bolognesa para servir a gusto.

Yo recomiendo disponer una quenelle de queso batido encima de la pasta.

Y listo!!