Tarta de queso sin horno con chantilly de mango

225g de queso mascarpone

225g de queso crema

6g de gelatina incolora y sin sabor

Ralladura de una lima grande

125g de galleta salada (si no te gusta salada pues la que te guste)

50g de mantequilla atemperada (que no este muy derretida)

180g leche entera

80g de azúcar glasé

En un procesador, a mano o vaso de turmix, triturar la galleta y a mitad del proceso añadir la mantequilla y la mitad de la ralladura de lima. Mezclar muy bien hasta obtener una masa homogénea. Con esa mezcla, cubrir la base del molde; yo recomiendo que sea desmontable, de 20cm de diámetro y 4cm de ancho.

Cubrir la base del molde con la mezcla de la galleta y la mantequilla, asegurándonos de apretar bien para que quede bien pegada y distribuida. Ponerla en el congelador 1 hora.

Mezclar la gelatina con el azúcar glas y diluir todo con 80g de leche. Calentamos la leche restante y cuando rompa a hervir, apartar del fuego, dejar reposar 2 minutos e incorporar los quesos y la mezcla anterior. Arrimamos el cazo al fuego medio. Remover y antes de que vuelva a hervir retirar del fuego. Colar, añadir el resto de ralladura de lima y rellenar el molde que teníamos guardado en el congelador. Dejar atemperar 10 minutos y guardar en la nevera.

A mi sin más me gusta. Un poco de canela molida y azúcar glasé por encima me basta, pero la puedes acompañar con tu mermelada favorita.

Chantilly de mango

25cl de nata fresca

50cl azúcar glace

250g pulpa de mango

Pasar la pulpa por la turmix y colar. Montar la nata con el azúcar glace, hasta que esté semi montada y luego incorporar el puré con una espátula o lengua con cuidado para que no se baje. Cubrir la tarta de queso con este chantilly. Espolvorear con canela y azúcar glace y si se te antoja, ponerle una quenelle de helado de cacao.