Cinnamon Rolls

600g de harina de repostería

90g de azúcar

10g de levadura seca instantánea

12g sal

4 huevos más 1 yema

18cl de leche

250g de mantequilla blanda sin sal en 3 porciones, más para la sartén

Mezclar la harina, el azúcar, la levadura y la sal en el vaso de una batidora eléctrica equipada con el gancho de amasar y remover 3 minutos. Añadir los huevos de 1 en 1 y al final la leche. Batir ligeramente 5 minutos, hasta que se forme una bola en el gancho de la batidora y seguir removiendo durante 5 minutos más e ir añadiendo la mantequilla en 3 tandas y seguir removiendo todo 3 minutos más.

Pasar la masa a una bandeja para hornear forrada con papel de horno, extenderla en forma de rectángulo de unos 2,5 cm de grosor. Cubrir con papel de plástico y refrigerar toda la noche.

Para el relleno

180g de mantequilla sin sal, derretida

100g de azúcar moreno

50g de azúcar granulado

1 1/2 cucharadas de canela molida

1 pizca de nuez moscada recién rallada

1 huevo grande batido con agua

En un cuenco mediano, mezclar la mantequilla derretida, el azúcar moreno, el azúcar granulado, la canela y la nuez moscada. Dejar que la mezcla se endurezca hasta alcanzar una consistencia untable a temperatura ambiente. Reservar a temperatura ambiente.

Para el glaseado

600g de azúcar en polvo

10cl de taza de nata líquida, más la necesaria

1 cucharadita de extracto de vainilla

Precalentar el horno a 180°C.

Engrasar una fuente de horno de 20cm x 30cm con mantequilla pomada.

Enharinar ligeramente la mesa de trabajo y extender la masa sobre ella y hacer un rectángulo de unos 2 cm de grosor.

Verter el relleno sobre la masa y, a continuación, extender el relleno en una capa uniforme.

Enrollar la masa en una espiral apretada

Cortar el rollo terminado en trozos de 4cm de ancho con un cuchillo de sierra. Pasar los panecillos a la fuente de horno, dejando aproximadamente 2cm entre cada uno. Cubrir los panecillos sin apretarlos, un paño de cocina limpio y déjelos subir en un lugar cálido durante unos 30 minutos.

Pincelar la parte superior de los panecillos con el huevo batido y hornear hasta que estén dorados en la superficie y el relleno esté burbujeante, de 25 a 30 minutos. Mientras se hornean, combinar los ingredientes para el glaseado en un cuenco mediano. Tapar y reservar a temperatura ambiente.

Cuando los panecillos estén horneados, dejarlos enfriar de 10 a 15 minutos y luego rociar el glaseado por encima. A comer…