Tarta de chocolate blanco, yogur, frutos secos y frambuesas

en

200g de harina

200g de mantequilla

1 huevo

Sal
200g chocolate blanco

50g de yogur griego

100g de azúcar
300g frambuesas naturales

2 hojas de gelatina
300g de frutos rojos

1 vaso de agua
12 hojas de menta
30cl de nata líquida

En una superficie limpia y plana disponer la harina y dar forma de volcán. En su interior se depositar la mantequilla, la sal y el huevo y trabajar con las manos un poco aceitosas. Trabajar todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea y compacta. Dejar reposar una hora en la nevera en forma de bola y cubrir con un papel de film. Mientras, espolvorear la superficie plana con harina en forma de nieve y así evitar que se pegue la masa al estirar. Con la ayuda de un rodillo estirar la masa procurándole dar la forma del molde.
Calentar el horno a 210 º C Untar de mantequillas el molde para la pasta brisa. Poner la pasta brisa en él y pinchar con un tenedor, recubrir con papel sulfurizado especial de cocina. Hornear de 15 a 20 minutos. Dejar reposar 2 minutos fuera del horno y desmoldar para que se enfríe.
Romper el chocolate en trozos y fundir al baño maría, agregar 10cl de nata al chocolate fuera del fuego. Remover bien para obtener una crema lisa y cremosa. Dejar enfriar.

Para la salsa de frambuesas, poner a cocer 200g de frambuesas con los 100g de azúcar. Cuando se deshagan, verter el agua y agregar la gelatina (previamente remojada en agua fría) y mezclar bien. Colar la salsa y dejar enfriar dentro de una manga pastelera.
En un bol helado, batir la nata restante y cuando esté montada añadir el yogur. Mezclar el chocolate blanco con la nata y el yogur. Disponer 4 cucharadas de crema en una manga pastelera y el resto de la crema sobre la pasta brisa ya fría y cubrir con frutos rojos.

En un plato llano, depositar una porción de tarta de chocolate. A continuación, formar un circulo de salsa de frambuesa, después pequeños pegotitos de crema de chocolate y terminar colocando hojas de menta.