Estofado de pavo con coco y canela

¿Qué tal amig@s?.  Ya casi casi huele a incienso, velas navideñas y sobre todo a WOK.

Hoy no me voy a enrollar mucho sobre las ventajas de ésta “sartén” tan polivalente y cosmopolita, y pasaré directamente a la  cuarta receta de Navidades al Wok. Hoy toca un estofado de pavo con coco y  canela. Para los menos curiosos os dejo un poco de literatura sobre la canela…Sedcuriosos y feliz navidad.

La canela es una de las especias conocidas desde más antiguo. En china se la empleaba ya en 2500 A.C y los árabes la utilizan mucho para aromatizar carnes, ya que la canela contiene un aceite esencial rico en fenol que inhibe las bacterias responsables de la putrefacción de la carne.

El canelo tiene su origen en Ceilán (Sri Lanka para los amigos), aunque en Brasil, Myanmar (Birmania) , Asia Oriental e Indonesia también se cultiva, sin olvidar que en las islas Seychelles son el 2 productor de tan aromática especia. Más que un árbol se le puede considerar un gran arbusto debido a que sus brotes se podan de continuo, cerca del suelo. Algunos alcanzan hasta 10m de altura, pero yo nunca he visto ninguno tan alto.

La especia es la corteza interna que se extrae pelando y frotando las ramas y que una vez desprendida, es a su vez separada y vuelta a pelar. Las cortezas se enrollan una dentro de otra hasta formar una barra de aproximadamente un metro de largo que se seca y blanquea antes de su comercialización. Durante el proceso de secado, ésta se enrolla hasta formar las conocidas ramas de canela.

Sirve de puente entre los sabores agrio (ácido) y dulce, y entre el amor y el desamor (se considera afrodisíaca), pero debe de ser porque sus flores son hermafroditas.

 

Estofado de pavo con coco y canela.

 

800g de contramuslos deshuesados de pavo

40cl de leche de coco

10cl de caldo de ave

3 palos de canela

3 cucharadas de salsa de pescado tailandesa

4 hojas de lima kaffir

1 trozo de raíz de jengibre fresco

4 chalotas picadas

1 pizca de azúcar moreno

150g de pasta  cocida a gusto

Aceite de cacahuete

Sal fina

 

Calentar el wok a fuego vivo. Cortar en dados el pavo, sin grasa. Incorporar al wok bien caliente, añadir un poco de aceite de cacahuete, sellar bien el pavo y verter el coco, el caldo de ave y los palos de canela. Cocinar todo durante 12 minutos hasta que la salsa se haya espesado un poco. Incorporar el resto de ingredientes salvo la pasta. Dejar cocinar 3 minutos más y mientras saltear la pasta con una poco de agua y aceite de cacahuete. Servir bien caliente.