Carrot Cake con crema de mascarpone y jengibre

460g de zanahoria rallada

240g de azúcar

160g de aceite vegetal

3 huevos grandes a temperatura ambiente

15gr de extracto de vainilla

240g de harina de trigo tamizada más 15g

30g de canela molida

30g de bicarbonato de sodio

22g de sal kosher

120g de uvas pasas remojadas previamente 15 minutos con una onza de buen ron oscuro

120g de nueces picadas tostadas mientras batimos la crema mascarpone.

 

Crema del mascarpone del jengibre.

 

350g de queso mascarpone

120gr de queso crema, a temperatura ambiente

300gr de azúcar glasé

30g de nata

7gr de extracto de vainilla

120g de jengibre picada cristalizado o escarchado

6gr de sal kosher

 

Batir el mascarpone, el queso crema, el azúcar, la crema y vainilla juntos durante aproximadamente 1 minuto, hasta que la textura sea esponjosa. Añadir el jengibre y sal y batir durante 30 segundos más. Reservar. Se puede utilizar la batidora eléctrica

 

Precalentar el horno a 400 grados.  Si usas moldes de cierre hermético engrasarlas muy bien y enharinar antes de usar. El tamaño que recomiendo es de 27 cm de diámetro por 6cm de ancho.

 

Batir el azúcar, el aceite y huevos en la batidora a media velocidad durante 2 minutos, hasta obtener una consistencia esponjosa. Anadir la vainilla, 240 g de harina, canela, bicarbonato de sodio y sal. Repartir entre los dos moldes.

 

En un cuenco mediano, mezclar las zanahorias, las pasas, las nueces y los 15gr de harina. Remover en una mezcla con una espátula de goma. Dividir la masa entre los 2 moldes anteriores. Hornear durante 10 minutos, bajar el calor a 350 grados, y hornear durante 30 a 35 minutos. Para saber si está bien horneado introducir un palillo y si sale limpio estará okey. Enfriar en las cacerolas durante 15 minutos, sobre una rejilla y enfriar completamente.

 

Abrir cada tarta por la mitad por la parte superior (no en los lados). La parte más redonda se quedará arriba. Rellenar la mitad con la crema mascarpone y volver a tapar. Cubrir con el mascarpone de jengibre y servir a temperatura ambiente.  A mí me gusta acompañarlo con un quenelle de helado de crema y láminas de almendra.